TRANSMASCULINIDAD

No se trata de ir de A a B. 

Es más bien ir haciéndose un hogar a ladrillitos. Sobre las dudas, sobre el miedo. No sería endurecerse sobre la chica que fui, sino acunarla: en cuanto ella duerma bien está la promesa de un futuro. Es darse la bienvenida. Es que quienes me aman me digan te veo, te veo más nítido y que eso esté bien. 

Tiene que ver también con perdón, y honestidad, y naufragar lo que deba ser naufragado y bailar cuando el mar esté en calma. 

Dicen que esto es sobre dejar todo lo suave atrás, expandirse en el cuarto, no encimar las piernas y nada más; pero encontré dulzura y manos tendidas cruzando. No hizo falta renunciar a lo hermoso para conseguir saludar con la mano. 


«La parte más hermosa de tu cuerpo es hacia dónde se dirige» Ocean Vuong

Redimensionar imagen
Contraste