ANTIESPECISMO

Para mí, es la lucha contra la supremacía humana. Lo humano se asume también como blanco y de formas hegemónicas construidas desde la religión hasta las ciencias, incluso en las producciones fantásticas.

En mi obra, es la crítica a la idea de humanidad condicionada como un pasaporte a derechos “humanos”. Serían derechos básicos de seres sintientes: derecho a la soberanía corporal, a la toma de decisiones y control sobre el propio cuerpo sin la aprobación o dominio de otres. La categoría humana es usada como arma contra quienes no cumplen con la norma, lo “natural”  y “necesario”. Todos valores culturales reglamentados para mantener el statu quo y la supremacía de unos pocos.

A su vez, es patético el racismo rampante de muchos movimientos veganos, así como el capacitismo de estrategias ecologistas, que usan el especismo como un bloqueo y negación de la interseccionalidad de los sistemas de opresión.

Han armado y abusan el título de humanidad contra la mayoría de los cuerpos. Y esa misma mentalidad ahora se erige como eco-facismo reclamando la muerte de las personas más vulneradas como venganza de la “Naturaleza”, es insoportable.

Esa Naturaleza inventada como otredad fuera de la humanidad. El sistema binario como forma de control en múltiples facetas ataca de nuevo.

Antiespecismo para mí son derechos incondicionales, sin extorsión de humanidad para su reconocimiento.

Redimensionar imagen
Contraste