TACTO

El tacto me ofrece mucha información sobre el mundo que me rodea, pero también sobre mi misma.

Puedo conocer diferentes objetos, texturas, reconocer emociones de personas, ya que mediante mis manos, capto si están distendidos o tensos.

Lo mismo sucede conmigo, cuando recorro mi rostro, mis piernas, mi cuerpo entero.

Es una fuente inagotable de acceso a la información, que no me canso de explorar.

Requiere de entrenamiento, continuidad y ganas de abrir canales de información.

Redimensionar imagen
Contraste